Mercado kosher

La venta de alimentos que siguen las estrictas leyes judías ya es un negocio millonario.

La elaboración de alimentos Kosher, basada en una de las leyes dietéticas más antiguas del mundo, experimenta una tendencia de crecimiento exponencial gracias a la variedad de potenciales consumidores.

Millones de personas en el mundo limitan su alimentación por alguna razón, y encuentran en los productos Kosher respuesta a sus exigencias.

Los consumidores de productos Kosher se caracterizan por tener un mayor poder adquisitivo que la media, así como por la disposición a pagar mayores cantidades (gastando hasta el 47% más) por aquellos productos que consideran de calidad superior y valor intrínseco.

Además de judíos, también musulmanes, adventistas del séptimo día y otras denominaciones cristianas, cuentan con restricciones alimenticias similares basadas en el judaísmo, colaborando a robustecer el mercado de los productos Kosher.

De acuerdo a los reportes en los estudios de mercado, la razón número uno en la compra de productos Kosher es “Calidad en Alimentos”, la segunda es “Salud en general”, seguida por quienes piensan que “Son más seguros”.

A diferencia de lo que se piensa, tan solo el 15 % de los consumidores dijeron consumir dichos productos por observar la religión judía, mientras que otro 10% dijo consumirlos por seguir lineamientos religiosos con restricciones alimenticias similares a esta.

Sumando adventistas del séptimo día, las diferentes denominaciones cristianas, judíos y musulmanes, México tiene una población de más de diez millones.

Se suman a la lista vegetarianos e intolerantes a la lactosa. Puesto que en la dieta Kosher no se permite la mezcla de carne y lácteos, los productos Kosher marcados como Besari (carne) que asegura la ausencia de el mas mínimo ingrediente derivado de la leche, y

Páreve (neutro) que indica total ausencia de cualquier derivado de carne y/o leche, son especialmente preferidos por las personas con intolerancia a la lactosa u otras alergias a los productos lácteos, así como por los vegetarianos en el caso de los productos Pareve.

En el país hay un público amplio de vegetarianos y 10% de mexicanos con intolerancia a la lactosa.

El sello también ah adquirido popularidad entre aquellos consumidores preocupados por el estado de salud que tenían los animales de que provienen los productos que se ofrecen en los supermercados, tambien por los que se preocupan por la alimentación que estos recibían y por aquellos preocupados por que los animales experimenten el menor sufrimiento ya que el sello Kosher asegura al consumidor que los animales estaban sanos al momento de su muerte, que esta fue rápida, con el menor sufrimiento posible y que no recibieron hormonas (como el clembuterol) ni se alimentaron de proteína animal.

Los productos Kosher han ganado la reputación de ser producidos con mayor cuidado y más rigurosamente inspeccionados que los productos no-Kosher. Esto ha producido que hoy el mercado de los productos Kosher sea fuerte y este en crecimiento reportando ventas por 12.5 billones de dólares anuales.

En México ya son 708 compañías con miles de marcas usando el sello. Según el reporte del gobierno de los Estados unidos, actualmente nuestro país produce la mitad de los alimentos enlatados y congelados Kosher que consume, y 90% de los productos frescos.

El mercado Kosher ha experimentado un crecimiento del 15% anual que se ha mantenido por más de 10 años debido a que cada vez más consumidores eligen Kosher por Calidad y Salud.


Fuentes

fuentes